Por qué una pequeña empresa necesita una marca

Si tienes un negocio, necesitas una imagen y un nombre que te identifiquen. Cuando tienes esto, ya tienes una marca. Sin embargo, esto es únicamente una parte de todo el procedimiento que necesitas llevar a cabo.

La imagen que te identifica, el nombre y todo lo que tiene que ver con el negocio, desde los vendedores hasta el local, son tu marca. Los consumidores asumen cada detalle como un todo y esto no viene por separado. Se trata del producto que ofreces y la calidad de servicio que brindas a tus clientes.

Si tienes una tienda de ropa, tu marca no es exclusivamente cada prenda que las personas compran, tu marca es el piso de la tienda y el vendedor que ayuda a los clientes con su compra. Incluso la limpieza e higiene del lugar también tiene mucho que ver.

[expander_maker more="Continuar" less="Cerrar texto"]

¿Alguna vez te has preguntado qué piensa la gente de tu negocio? Si nunca lo has hecho, estás cometiendo un grave error. Debes saber cuál es tu reputación para tener claro cuáles aspectos debes mejorar. Si no haces nada para corregir las fallas, los clientes comenzarán a alejarse de tu tienda en vista de que no le dedicas la atención que merece.

Toma las cosas a tu conveniencia. Controla tu marca y logra posicionarla como una de las mejores del mercado. Destaca entre el resto de la competencia y ofrece un servicio único y sin comparación. Preocúpate por tu cliente y este te lo pagará con fidelidad a tu tienda.

Es realmente importante que definas cuáles son tus objetivos. Si bien debes preocuparte por las ventas, también preocúpate en ofrecer un servicio excepcional y definir las técnicas de marketing que sean necesarias para captar nuevos clientes y mantener a los actuales. Recuerda que contar con clientes fieles es sumamente importante sobre todo en estos tiempos tan cambiantes.

Ofrece tu marca como un sello de calidad. Algo que vaya más allá de un simple producto. Entrega un poco más de lo que otros ofrecen. Puedes premiar la fidelidad de tus clientes con ofertas o promociones especiales que no ofrezcan en ningún otro lugar.

Si los clientes regresan a una tienda es porque fueron bien atendidos y recibieron un buen servicio. De lo contrario, estos migrarían a otro lugar en donde sus expectativas sí puedan ser cumplidas. Asegúrate de que tu personal de ventas tenga muy clara esta información y la pongan en práctica día tras días.

Los resultados que obtienes con todas estas metidas son principalmente la satisfacción de los consumidores y la garantía de que regresarán. Debes destacar de la mejor manera. De esta manera, nuevos clientes se acercarán a tu tienda a pesar de la gran competencia que existe. Puedes establecer una relación que se base en valores. Si los clientes sienten que son importantes para ti, te lo premiarán con su fidelidad a tu marca.

No es necesario que los clientes amen tu marca, pero sí deben sentirse conectados e identificados con ella. Aunque aparezca más competencia en el mercado que aseguren ser mejores, ellos sabrán que tienen en ti un aliado inigualable e, indiscutiblemente, tú también en ellos.

Cumple las promesas de tu marca y asegúrate de escuchar las sugerencias que el cliente puede tener para ti. Habilita un canal para que puedas ser contactado. No olvides que sin clientes, tu negocio fracasaría. Es por esto que debes brindarles a tus consumidores las herramientas necesarias para que su voz sea escuchada.

Ve un paso más adelante

Incluso aunque tu marca sea famosa y reconocida, hay detalles que nunca debes pasar por alto. Con una marca bien establecida puedes ahorrar recursos como tiempo y dinero. No dejes de hacer las cosas que te traen buenos resultados, al contrario, continúa haciéndolas mientras tratas de identificar fallas que puedes ir corrigiendo en el camino.

Trabaja en función de llegar a tu público meta. Conoce quiénes son tus clientes y cuáles son sus necesidades. No pierdas el tiempo tratando de llegar a personas que no requieren de tus servicios y diseña un plan de ventas para llegar a los que si te necesitan.

Impulsa tu marca en el mercado

La mejor manera de mantenerse es haciéndolo bien. Trabaja por la excelencia y logra consagrarte como uno de los mejores en el mercado. El respaldo te lo darán tus clientes. Aprovecha cualquier oportunidad que tengas para llegar a otros mercados. Expándete. Investiga las zonas en donde puedes abrir una sucursal de tu tienda.

Con el paso del tiempo, tu marca se irá consolidando en el mercado. Ya bastará únicamente con el logo para reconocerla y saber quién eres. Si la experiencia ha sido buena, las personas la recomendarán entre sus amigos y familiares. Es por esto que debes esforzarte en mantener satisfechos a tus clientes.

No corras riesgos con tu marca. Prepara un plan de marketing para impulsar tus ventas sin descuidar el servicio que ofreces a tus clientes.

[/expander_maker]

Comentarios

comentarios

Compartir
Edith Gomez
Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.